TRANSMISION EN VIVO

bannerPL

PDF

 

“Tenemos que crear una ciudadanía de integración, desarrollar la conciencia de integración, porque de lo contrario, se pensaría que la única responsabilidad está en los jefes de Estado … nuestro léxico tiene que estar permeado de integración y eso significa alcanzar un proceso educativo a nivel de toda la región: buscar una cedula única centroamericana, una licencia única de conducir, un pasaporte único y, en efecto, buscar medidas que puedan unificarnos aún más; no solo es un compromiso de los presidentes…” le destacó José Alvarado a la Licda. Gaudy Crispín, coordinadora de la Unidad de Poder Legislativo del Observatorio Político Dominicano (OPD), durante el acto de condecoración realizado al expresidente de República Dominicana, Dr. Leonel Fernández, en la Fundación Global Democracia y Desarrollo (FUNGLODE).

 

Gaudy Crispín
Coordinadora de la Unidad de Poder Legislativo

 

Santo Domingo, 1 de noviembre de 2016

jose alvaradoDoctor José Antonio Alvarado Correa. Diputado por el Estado de Nicaragua, abogado, notario público y financista. Doctorado en Jurisprudencia y Maestría en Derecho Comparado por la Universidad de Harvard, con maestría en Economía por la Universidad Degli Studi (Roma) y cursos de posgrados en Finanzas y Economía Internacional por la Universidad de Pennsylvania. Ha ocupado diversos cargos dentro de la Administración Pública, entre ellos, ministro de Defensa, ministro de Educación, Cultura y Deportes, y ministro de Gobernación.

Ha sido consultor de asuntos financieros de organizaciones internacionales, tanto europeas como en corporaciones multinacionales estadounidenses y la Universidad de Harvard. Fue embajador de Nicaragua ante las Naciones Unidas, delegado ante más de 50 conferencias internacionales sobre derecho internacional, comercio internacional (GAT) y cooperación internacional entre países en desarrollo.

GC: ¿Qué rol juega el Parlamento Centroamericano en el proceso de integración de las naciones latinoamericanas?

JA: Nosotros formamos parte, junto con el Parlatino y el Parlandino, de un foro que se llama EuroLat (Euro-Latinoamericana) que lo hemos compartido y diseñado con el Parlamento Europeo, de tal manera que exista una relación más íntima entre todos los parlamentos latinoamericanos. También tenemos un espacio comunicante con el Parlamento europeo, a tal extremo que, por ejemplo, en la última reunión que se celebró en Portugal presenté una propuesta sobre el tema de los bancos de alimentos. Nos preguntamos cómo crear oportunidades reales para apoyar a la gente más necesitada, sobre todo la gente afectada por el cambio climático, reconociendo que el 70 % de nuestros pequeños productores de toda la región padecen hambre. ¿Por qué? Porque producen, se quedan con sus semillas para el próximo año, venden lo que van a comerciar y eso no le da para comprar todas sus cosas y menos para satisfacer sus necesidades.

Los países desarrollados tienen dos problemas muy serios: el primero es que cuando hay una sobreproducción, botan, destruyen gran parte de los alimentos, lo cual es una barbaridad. Entonces, como ellos lo ven en términos fríamente económicos, nos preguntamos cuál es el costo real al que nosotros los podemos comprar, traerlos a nuestros bancos de alimentos, reservarlos, enriquecerlos vitamínicamente y, de esa manera, poder solucionarle a la gente. El segundo es que el europeo pierde el 50 % del alimento que compra en el supermercado: lo compra el viernes o el sábado, lo lleva a su casa y cuando llega el jueves o viernes de la siguiente semana el 50 % es inutilizable, ya sea porque el empaque representa una cantidad mayor, ya sea porque salieron a cenar, almorzar lo que sea…, por diferentes razones, pero pierden el 50 %.

Puse ese ejemplo ilustrativo para enfocar que el rol es el de consolidar propuestas que beneficien directamente a nuestros pueblos, además de las propuestas políticas que deben de ser tratadas con los presidentes en las cumbres.

¿Se pudiera decir que esos han sido parte de los logros que usted ha dejado dentro del PARLACEN?

JA: Es parte de las propuestas, de los logros, del camino que estamos abriendo, pero también estamos abriendo camino en luchar por una mayor equidad de género y yo represento mucho la presencia del país de donde soy originario. Aunque nuestro nombre es Parlamento Centroamericano, no somos, necesariamente, representantes de intereses nacionales. Pero resulta que en mi país tenemos legislación donde el 50 % de todos los cargos electivos: diputados, concejales, candidatos a alcaldes, tienen que ser mujeres como mínimo y no es el 50 % de los últimos cargos, es el 50 % entrelazado, si el primero es varón, el segundo es mujer, si el propietario es hombre, la suplente es mujer y viceversa. Lo mismo en los consejos de Estado, de tal manera que en toda la estructura política existe un 50 % de hombres y un 50 % de mujeres.

Las juntas locales, las juntas municipales, las juntas departamentales tienen también que ser 50 % mujeres. Entonces, venimos luchando por eso por una sencilla razón: los problemas más serios que vemos ‒el problema de la violencia, el problema de la inseguridad, el problema de la lucha contra el hambre‒ tienen rostro de mujer y no podemos quedarnos callados ante ese fenómeno. Personalmente, vengo de un hogar donde mi madre fue maestra, me llevó de la mano, entendí el rol, la función, el liderazgo de la mujer, no solo en el aula de clases, sino también en nuestras vidas. Hay un compromiso permanente para asegurarnos de que la mujer pueda tener su lugar. Muchas veces, siento que voy más allá de lo que hice en la misma comisión de la mujer, porque creo que no es una cuestión solo de pedir, es una cuestión de demandar, de exigir justicia, también de conceder los espacios para que la mujer tenga su nivel participativo.

GC: ¿Cuáles son los principales retos para avanzar en el proceso de integración latinoamericano?

JA: Tenemos que crear una ciudadanía de integración. Una ciudadanía de integración, quiere decir, desde los preescolares, desde las escuelas primarias, secundarias, las universidades, desde y en todos los sectores se debe estudiar el tema de integración y desarrollar la conciencia de integración; de lo contrario, se pensaría que la única responsabilidad está en los jefes de Estado para que en las cumbres decidan. Eso no debe ser así, está bien que tienen el compromiso y la obligación como jefes de Estado de resolver en las cumbres, pero también la sociedad tiene que estar encaminada, los cancilleres, los diputados, las diferentes autoridades debemos tener en nuestra conciencia, en nuestro vocabulario la palabra integración, nuestro léxico tiene que estar permeado de integración, la voluntad nuestra tiene que estar comprometida con la integración. En ese sentido, debemos buscar la integración, que solo se logra y se alcanza con más integración y eso significa también alcanzar un proceso educativo a nivel de toda la región como buscar una cedula única centroamericana, una licencia única de conducir, un pasaporte único… buscar medidas que puedan unificarnos aún más, no solo el compromiso de los presidentes.

GC: ¿Cuál piensa usted que es el rol de los diputados en el fortalecimiento de la gobernabilidad democrática de los diferentes países, tomando en consideración el hecho de que las decisiones del PARLACEN no tienen fuerza vinculante, en cuanto a los parlamentos de los países miembros?

JA: No tienen fuerza vinculante, es cierto, pero estamos demandándola, estamos pidiéndola; también podemos hacer más para que nuestras decisiones sean vinculantes en el sentido de que podamos comprometernos.

Te pongo un ejemplo: Tuvimos el 21 y 22 de junio, exactamente, el Foro sobre Medio Ambiente, Cambio Climático y Seguridad Alimentaria y Nutricional. Nosotros como región, República Dominicana y toda Centroamérica, somos la región tropical más frágil del mundo; basta decir que aquí estamos sujetos a huracanes en cualquier momento, a los terremotos, a los maremotos etc.; y, además de eso al efecto del cambio climático, el corredor seco y su impacto sobre la calidad de producción agropecuaria.

Países como los nuestros, que dependen en más de un 30 % de la producción agropecuaria, enfrentan también el problema de la sequía, que se traduce en hambre; tener el problema de hambre significa tener una enorme inseguridad alimentaria para una familia, para unos niños; significa familias que no pueden crecer, niños que no pueden estudiar o que no pueden aprender al estudiar, porque un niño que no llega bien alimentado a la escuela, no puede desarrollarse humanamente, científicamente.

Entonces, tenemos que asegurarnos de que los países desarrollados se comprometan en crear fondos verdaderamente serios para apoyarnos a realizar las actividades y las gestiones. Nosotros, por nuestro lado, tenemos que hacer respetar verdaderamente el medio ambiente, contribuir a la reforestación, contribuir con las leyes, a que se respeten los ríos y sus cauces, a reforestar más y crear una conciencia.

Por ejemplo, en casi todos nuestros países ha existido, posiblemente, alguna campaña ambiental para sembrar un arbolito, y sembrar un arbolito es un engaño, es el engaño más sublime que puede darse: tú vas a sembrar y crees que ya llenaste tu cuota de responsabilidad y lo único que hiciste fue sembrar un arbolito que nadie va a cuidar. Aquí lo que tenemos que aprender es el concepto de cuidarlo; es como el amor y es que el amor hay que cuidarlo, cuando amas a una persona la tenés que cuidar para que la cosa salga adelante, para que todo camine, para que la persona progrese. Lo mismo ocurre con el árbol: tenés que cuidarlo, tenés que regarlo, tenés que abonarlo, tenés que, a veces, podarlo para asegurarte de que dará los frutos correspondientes. Sembrar un árbol no basta, es más importante cuidar lo que tenemos porque la naturaleza misma tiene la capacidad de regenerarse.

GC: ¿Cuál considera usted es su mayor legado al PARLACEN?

JA: Haber podido trabajar en equipo con todos, porque el tema de integración no es de nadie solo, no podemos pensar en los legados de uno, sino más bien, en los legados de un equipo, fortalecernos juntos, trabajar juntos, contribuir con los demás para que hagamos juntos las cosas; tiene que ser una visión de conjunto, compartida y eso lo hemos logrado. Tal vez por eso hemos logrado muchas cosas y la gente dice: “Parece que hemos hecho cosas que no se han hecho en muchos años y que las hemos hecho”; hemos hecho foros que, incluso, no le han costado nada al PARLACEN y hemos conseguido los donantes, ¿Por qué? Porque los donantes han visto que hay seriedad, que habrá resultados concretos, que son temas que se actualizan, que son temas que se van a revertir en las políticas que se deciden en beneficio de la población centroamericana.

Entonces, es haber logrado la visión de trabajo conjunto, de comprender con humildad. Quiero insistir en la palabra humildad porque en política, si no hay humildad no hay éxito. En política la humildad es entender que si hiciste algo bien lo puedes hacer mejor y que tienes que estar receptivo a las opiniones de otros, a las críticas de otros para poder aprender que nadie es dueño de la verdad absoluta. Con solo decirte esto, te digo que al no ser dueño nadie de la verdad absoluta, tampoco nadie es absoluto para decir que lo que hace es lo mejor.

Juntos podemos lograr las cosas e integrar; la misma palabra significa unirnos muchos, integrarnos muchos, no uno, uno solo no puede lograr muchas cosas, Robinson [Crusoe] solo en una isla no puede lograr la unidad de nada, pero juntos todos, aunque tengamos diferentes ideas… Al contrario, cuando tenemos diferentes ideas tenemos mayores compromisos y la unidad puede ser mejor, porque la unidad y la diversidad fortalecen una visión de conjunto.